TratamientosInyecciones dérmicas

Inyecciones dérmicas de inductores de colágeno

Inyecciones dérmicas en talavera


ATLEAN®: Es un gel compuesto por Ácido Hialurónico y partículas de Fosfato Tricálcico que se inyecta en la piel provocando un efecto tensor que atenúa y/o elimina arrugas, líneas de expresión y cicatrices, ya que actúa estimulando la producción de colágeno en la piel. Es reabsorbido completamente por el organismo, por lo que los efectos no son permanentes aunque sí duraderos.

Es común que tras la aplicación de Atléan®, aparezcan algunas reacciones adversas leves y pasajeras debidas a la inyección. Estas reacciones incluyen rojeces, inflamación, dolor, picor o escozor, amoratamiento y sensibilidad en la zona donde se ha inyectado. En ocasiones puede sentir pequeños bultitos debajo de la piel que desaparecerán en unos días, si eso sucediese puede realizar suaves masajes en la zona afectada que ayudarán a la desaparición de los mismos.

El efecto del tratamiento con Atléan® puede durar alrededor de 12 meses, aunque en algunos casos la duración del efecto puede ser más corta o más larga. Un tratamiento de retoque a las 6 semanas, ayuda a mantener el grado de corrección o retensado facial.

SCULPTRA®: Es un implante constituido por ácido poli-L-láctico, un polímero sintético altamente biocompatible y biodegradable, desprovisto de proteínas animales. Está indicado para la corrección de los signos de envejecimiento facial y de otras áreas corporales, sin recurrir a la cirugía plástica. Se utiliza para conseguir, mediante un aumento de volumen de la zona tratada, un remodelado del contorno de la cara y la corrección de surcos y arrugas superficiales, así como corregir cicatrices y ojeras, o mejorar la apariencia de la zona del mentón, mejillas o pómulos.

Se implanta por inyecciones subcutáneas o intradérmicas profundas con aguja fina, que producen ligeras molestias transitorias. Tras la inyección, Sculptra ® induce la producción de nuevo colágeno por parte de la propia dermis del paciente, de forma que se produce una mejoría progresiva de los signos de envejecimiento, sin que en la piel permanezcan restos de ninguna sustancia extraña. Son necesarias varias sesiones de tratamiento, cada 4 a 6 semanas, para obtener la mejoría estética deseada. La cantidad de producto a utilizar en cada sesión varía en cada caso individual. El número de sesiones requeridas para obtener el resultado estético deseado es también variable, y será estimado por el médico. Una vez finalizado el tratamiento, pueden ser necesarias sesiones adicionales para mantener la mejoría obtenida, generalmente cada uno o dos años.

RADIESSE: Es perfecto para mejorar el óvalo facial o línea mandibular, para corregir la nariz sin cirugía o para resaltar los pómulos y eliminar las arrugas. Radiesse está compuesto por hidroxapatita cálcica, una sustancia que se produce naturalmente en el cuerpo. Esta sustancia se ha utilizado en diversos tratamientos clínicos durante más de 20 años. Para lograr efectos cosméticos visibles inmediatamente tras el tratamiento, se incorpora esta sustancia en un gel portador que se degrada completamente en pocas semanas. La piel empieza a producir su propio colágeno durante este tiempo, asegurando un efecto de volumen de larga duración.

Los años de experiencia clínica sugieren que se puede esperar un efecto cosmético de al menos 12 meses. Algunos pacientes notifican efectos aún más duraderos. Radiesse se biodegrada completamente con el tiempo y se elimina naturalmente por organismo.

No se requieren pruebas de alergia. Para hacer el tratamiento más agradable, normalmente se aplica un anestésico local leve en la zona a tratar. La técnica consiste en inyectar el producto con una aguja muy fina bajo la arruga o en el defecto de volumen y rellenarlo. En la mayoría de los pacientes, se puede observar una visible mejoría inmediatamente, lo cual dependerá de la profundidad de la arruga o del defecto de volumen a tratar. El tratamiento dura generalmente unos minutos. Una vez introducido el relleno, el médico masajeará la zona para moldearlo y adaptarlo a las necesidades del paciente. El resultado del tratamiento es de larga duración pero no permanente debido al proceso de biodegradación natural.

PHRISMA: Es una buena opción para el tratamiento del envejecimiento y el fotoenvejecimiento tanto de rostro como de cuello, escote, manos, brazos y piernas, y su uso no está indicado para ojeras ni para labios.

Se inyecta a nivel intradérmico, donde entra a formar parte del mecanismo celular estimulando la creación de nuevo colágeno. El tratamiento es cómodo y sencillo: la sesión dura entre 20 y 30 minutos, y según las necesidades de cada pacientes se recomiendan entre dos y cuatro sesiones espaciadas 15 días entre sí. Sus principales beneficios son los siguientes: atenúa las arrugas, aporta luminosidad, previene y combate la flacidez, y refuerza la estructura de sostén de la piel.